Convento e Iglesia de Santa Clara, República DominicanaConstruido por Don Rodrigo Pimentel, en el año 1550 – 1559, noble y rico caballero, extravagante y vividor, del cual el escudo de armas es inciso sobre la piedra y colocado sobre el portal, inicialmente dedicado a Santa Ana.

Las Monjas Clarisas de clausura, ocuparon el convento desde 1560; después de la llegada de los franceses emigraron en 1796 a Cuba, de donde volvieron en 1820. En 1873, el monasterio en ruinas, fue entregado a las hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha, quienes lo restauraron y lo ocupan en la actualidad donde operan un Colegio.

Es una planta de una sola nave donde se destaca la bóveda de casetones del siglo XVII sobre el presbiterio. Solamente se aprecian desde el exterior los tramos norte y oeste donde se destacan dos portales muy sencillos y un contrafuerte, pues los otros dos lados colindan con las construcciones del claustro. Iglesia de una nave, con seis capillas formadas por los pilastras que sostienen los arcos. Con dos portales, el lateral de sobrio estilo Herreriano y otro Neoclásico que presenta sobre el tímpano un busto de Santa Clara.

Catedral Primada de América, República DominicanaEs una de las obras arquitectónicas más importantes de la República Dominicana, su nombre completo es “Catedral Metropolitana de Santa María de la Encarnación”, la construcción de esta magnífica obra data del 1512 año en que se comenzó a construir, su estilo es totalmente diferente al estilo de construcción usado en República Dominicana, tiene un estilo gótico influenciado por otros estilos artísticos.

En marzo de 1523 se inicio su construcción de manera formal, realizando cambios en el techo el cual era de paja en sus inicios,  todo esto se realizo bajo el arzobispado del Obispo Alessandro Geraldini, en dicho arzobispado se termino con la construcción de todas sus bóvedas y se comenzaron a realizar trabajos en piedra que todavía se puede apreciar a fecha de hoy.

En 1541 la obra fue declarada como obra terminada, pero su inauguración tardó 5 años en ser realizada, el 12 de febrero de 1546 fue fundada con el nombre “Catedral Metropolitana y Primada de Indias”.

La Catedral sufrió daños severos y perdidas invaluables cuando Francis Drake (pirata inglés) saqueo la ciudad de Santo Domingo, en el año 1586. En 1655 volvió a ser consagrada. La Catedral Primada de América cuenta con unos muros muy sólidos, sus portadas son impresionantes, la portada principal tiene un estilo plateresco, dos de sus portadas tienen un estilo gótico, único en la región.

La vista de la fachada norte permite apreciar sus almenas y logia, lugar en donde “supuestamente” se albergaban las cenizas del almirante “Cristóbal Colón”, cenizas que se han trasladado al Faro a Colon, los monumentos más preciados con los que cuenta la Catedral Primada de América son la tumba del Obispo Alessandro Geraldini y la tumba de Rodrigo Bastidas.

Catedral Primada de América, República Dominicana

Casa de la Moneda o de los Medallones, República DominicanaEs conocida por Casa de los Medallones por los cinco medallones de estilo plateresco de la entrada. No se conoce con exactitud la fecha de construcción, pero se cree que data de la primera mitad del siglo XVI, alrededor de 1540, coincidiendo con la finalización de la Catedral.

La corona española llamaba Casa de la Moneda al edificio donde se acuñaban las monedas. En República Dominicana existía esta institución, donde se acuñaban monedas en plata con una S en una de las caras que denotaba su procedencia. Podían ser utilizadas en cualquier territorio perteneciente a España. La Casa de los Medallones no es en realidad el lugar donde se hacían las monedas, la verdadera Casa de la Moneda se encontraba en frente de esta casa, pero fue demolida. El nombre, mal empleado, de este monumento se debe a los medallones de la entrada. Estos medallones muestran a un hombre en distintas edades, se piensa que es Carlos V. En 1972 el edificio fue restaurado y ahora en él se encuentra el Museo Numismático.

Casa de Juan Villoria, República DominicanaEra la casa de Juan Villoria, copero real (dignatario que servía las copas en las comidas solemnes de los antiguos reyes). Está al lado de la Casa de Gárgolas, calle Las Mercedes # 4. El patio está rodeado de arcos de piedra. El pórtico árabe y la galería tiene elementos únicos en su estructura. La Casa de Juan de Viloria, Copero del séquito de los Reyes Católicos, se considera uno de los monumentos más completos en lo relativo a la vida cotidiana de la alta clase social en América. Este importante personaje fue encomendero, regidor en La Vega, Mariscal de la Isla Española y albacea o Gobernador de las posesiones de Diego Colón. La casa fue construida en el primer cuarto del siglo XVI, en ella funciona actualmente la Fundación Dominicana de Desarrollo, ubicada en la calle de Las Mercedes, al comienzo, en la ciudad de Santo Domingo.

La casa, es realmente dos inmuebles unidos, uno de los cuales se supone pertenecería a Juan de Ampiés, otro importante personaje de la colonia. Los cinco arcos son característicos de un ambiente de alta clase social. Allí la cantería, el oficio de cantero, se nota a plenitud. La influencia mudéjar del pórtico y el portal que daba paso de la galería a la planta alta del edificio son elementos únicos en la vieja arquitectura santodominguense.

Juan de Villoria o Viloria vivió en La Vega, en donde como encomendero se le considera de los de mejor trato al indio. La familia vivió en Santo Domingo luego de 1520, y en 1528 aparece ya en documentos que reflejan su poderío y riqueza, ya que Viloria fue dueño de ingenios; en 1528 era Teniente de Virrey, siendo hombre de gran confianza de la familia Colón. Por su parte Juan de Ampiés fue un importante personaje que visitó la costa de Paria por órdenes reales en busca de las perlas de la isla de Margarita. Fue Oficial Real, Tesorero del Rey en Santo Domingo, y hombre de gran arrojo.

Palacio de Borgellá, República DominicanaEn frente del Palacio Consistorial, en el otro lado del Parque, podemos ver un hermoso edificio de dos plantas con sus arcadas coloniales y su aire y estilo bien caribeño. Construido a principios del siglo XVI, este palacete debe su nombre a su arquitecto, el haitiano G. M. Borgellá. Durante la etapa de la anexión a España, tras la primera independencia, se instaló en este edificio la sede de la Real Audiencia. Tuvo en la historia moderna del país un enorme protagonismo. En la década de los cuarenta del siglo pasado, este edificio se convirtió en sede del Senado de la República. Durante los años de la ocupación haitiana de Santo Domingo, el edificio se convirtió en odioso para muchos por representar el poder haitiano y el sometimiento de la ciudad al vecino país. Hoy este hermoso edificio tiene finalmente un destino más noble. Aquí se encuentra la sede del Patronato que cuida el mantenimiento de esta parte vieja de la ciudad declarada por la UNESCO desde 1992 patrimonio cultural de toda la humanidad.

Casa del Sacramento, República DominicanaConstruida en el siglo XVI, luego modificada por diversas personalidades de épocas diferentes, la llamada Casa del Sacramento puede considerarse una de las mansiones o palacetes de mayor esplendor. Ubicada en la calle Isabel la Cató1ica, fue vivienda de la familia Garay, y luego propiedad, durante la ocupación haitiana, del general Bernard Phillipe Alejo Carré, Comandante de la Plaza de Santo Domingo. Luego pasó a ser sede del Seminario Conciliar. En 1905 la casa fue restaurada, y sirvió como una de las anexidades de la Universidad de Santo Domingo, pasando luego a ser oficina del Servicio Militar Obligatorio, durante la llamada “Era de Trujillo”.

Según dice la leyenda la Casa del Sacramento, fue ofrecida al Santísimo Sacramento por la esposa de don Luis Garay por la salvación de uno de sus hijos, el que, según se cuenta, fue llevado por un orangután domesticado al techo del edificio. En su juego con el niño, el animal insinuaba tirarlo desde lo alto, mientras la madre oraba. Según narra la tradición la madre entonces ofreció su casa al Divino Sacramento, mientras las gentes del barrio se arremolinaban en torno al suceso. Fue entonces cuando el animal “desistió”, y bajó lentamente las escalinatas con el niño en brazos dejandolo sorpresivamente en su lecho. Desde entonces el Santísimo Sacramento fue el propietario de la vivienda hasta la llegada de los invasores haitianos en 1822.

La Casa del Santísimo Sacramento posee un magnifico patio interior rodeado de columnas rematadas en arcos. Presenta arcos en las dos plantas, y columnas de piedra y ladrillo. Hubo una balaustrada de piedra en la segunda planta cuyas huellas fueron respetadas en el momento de la restauración. Torreones finamente labrados culminan la edificación que puede ser considerada como una de las más sobrias del perído colonial.

Casa de BastidasUbicada en la calle Las Damas de la zona colonial, esta construcción perteneció al Adelantado Rodrigo de Bastidas, y fue edificada en el siglo XVI a la sombra de la fortaleza Ozama, a la cual se integra por el oeste de su fachada. Bastidas, fundador de ciudades en la costa sudamericana, como la de Santa Marta, conquistador y también Alcalde Ordinario de la Villa de Santo Domingo, fue uno de los primeros en enriquecerse con los tesoros de América. Luego de su trágica muerte en 1527, en la isla de Cuba, la casa fue ocupada por su hijo el Obispo Rodrigo de Bastidas y su nieto de nombre similar. El obispo fundó en 1551 el mayorazgo de los Bastidas, por lo que la casona fue albergada por más de un siglo por los herederos y familiares del primer Adelantado. Luego fue itilizada para albergar instituciones militares, y en la actualidad en la Casa de Bastidas opera del Museo del Niño Dominicano.

Los trabajos de reconstrucción pusieron en manifiesto que hubo dos épocas claramente diferenciadas en su edificación, y hoy se puede apreciar en ella detalles del siglo XVI junto a otros del siglo XVIII. Su portal original fue sustituido en el siglo XVIII por el que tiene en la actualidad, el cual posee características neoclásicas y está adornado con una pequeña imagen de la virgen Santa Bárbara. También posee hermosas arquerías, en donde podemos encontrarnos con habitaciones cuyas puertas, sobrias y de envingado grueso y elegante, dan a los largos pasillos. La Casa de Bastidas es un bellísimo monumento civil que nos recuerda la suntuosa época colonial de Santo Domingo.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 57 seguidores