Nació en Cochabamba, Bolivia, en 1660. Entre sus principales obras destacan: El Juicio Final (1706), Triunfo de la Iglesia (1708, parroquia de San Lorenzo, en Potosí), Entrada del Virrey Arzobispo Morcillo en Potosí (1718) San Mateo (1724), perteneciente a la serie de los Evangelistas de la moneda, Virgen de la Merced, La peregrina, San Francisco de Asís (1693, Museo de la Moneda, Potosí) y San Pedro de Alcántara en éxtasis (1701, Museo Nacional de Arte). Falleció en Potosí, Virreinato del Perú, actual Bolivia, cerca de 1732.

Fue uno de los más importantes exponentes del arte barroco mestizo americano que se desarrolló entre los años 1700 y 1790 en la llamada Escuela de Potosí. Las características propias de esta escuela dan cuenta de un tratamiento tenebrista de los temas, reflejo de la influencia de la pintura española de Zurbarán.

Melchor Pérez de Holguín

Melchor Pérez de Holguín

Melchor Pérez de Holguín

Arpa Misional ChiquitanaEl Arpa Misional Chiquitana de diseño Jesuita, es verdaderamente única en el mundo, se desconoce si sus especiales características son específicas de la Compañía de Jesús y han sido aplicadas en otras Misiones de otros continentes o solamente en la de Chiquitos. No se parece a ninguna de las establecidas en el Renacimiento, que se construyeron, definieron y utilizaron en España durante este periodo y el Barroco.

Cronológicamente hablando son coetáneas con las Arpas Coloniales, aunque las jesuíticas algo más tardías y coincidiendo con la expansión de la Orden. Desde el punto de vista geográfico, debieron repartirse en el ámbito de las Provincias Jesuíticas Americanas y muy posiblemente llegaran hasta Filipinas. Socialmente el instrumento cumplía una función esencialmente religiosa, dentro de una organización sin clases y perfectamente ordenada familiar y laboralmente, de acuerdo con los principios jesuíticos del funcionamiento social de sus Reducciones. Por este motivo, no se encuentran en las Misiones, las dos clases de instrumentos paralelos, refinado uno y popular el otro que se ven en la colonia. Esta mentalidad, impide la propia evolución del instrumento que permanecerá estable en el tiempo.

Desgraciadamente en la actualidad, tan solo existen tres instrumentos originales de esta clase en Chiquitos. El primero se encuentra en el Museo de la iglesia de San Javier, el segundo en el coro de la iglesia de Santa Ana y el tercero en el mismo lugar de San Rafael.

No existen planos o normas para la construcción de las arpas Misionales, pero no siguen las establecidas por los españoles para el resto de los instrumentos de la época Lo primero que llama poderosamente la atención de un arpa Misional, es su tamaño exagerado de casi dos metros que solo puede explicarse por la aplicación en su diseño, de un sistema proporcional que una vez determinada la forma y dimensión de la base, condicione su altura. El cóncavo está compuesto por ocho tablillas o “costillas” iguales dos a dos, aunque cada par diferente de los demás, buscando sin duda suavizar su forma interior cuya planta está inscrita en media elipse, tomada por su eje menor. Las arpas españolas siempre tienen siete “costillas” todas iguales y las americanas coloniales pueden tener solo cinco y su planta circunscribirse en media circunferencia, para el caso de la proporción “Dupla” y ligeramente elíptica en el resto, dependiendo de la proporción sonora que se haya aplicado en su construcción.

El instrumento Misional es diatónico, abarca cuatro octavas y dispone de cuatro salidas de aire circulares una a cada lado de la encordadura, en la parte media alta y media baja de la tabla armónica. El sistema de encordado utiliza lañas de hierro para la protección de los orificios de encordar. Las columnas son siempre cilíndricas.

Iglesia de Santa Teresa, Cochabamba, BoliviaUn arquitecto jesuita hasta hoy desconocido comienza en 1753 la iglesia del convento carmelita. Este primer templo cuyos muros fueron de hasta de nueve metros, nunca fue terminado. El arzobispo San Alberto insistió en la creación de un edificio religioso en ese mismo terreno, para lo cual llamó al arquitecto Pedro Nogales. En 1791 se comenzaron las nuevas obras de acuerdo al proyecto de dicho arquitecto, aunque recibió algunas modificaciones por parte del ingeniero Martínez de Cáceres desde Buenos Aires. La fachada angosta y alta de Santa Teresa es hermana gemela de la de San Felipe Neri en Sucre, con algunas pequeñas variantes. Dos machones laterales se comunican entre sí por una espadaña más amplia y mejor proporcionada.

Historia del Arte Colonial Sudamericano, Damián Bayón et. al, Ediciones Polígrafa, 1989, p. 277

Palacio Díez de Medina, La Paz, Bolivia - ExteriorEl antiguo palacio esta situado en la esquina de dos calles en barranca que llevan a la Plaza de Armas. Su fundación data de 1775 y perteneció a Don Francisco Tadeo Díez de Medina y Vidango. En 1887 fue reformado y al parecer el tercer piso pertenece a esta época. La fachada es modesta y sólo lleva fachadas importantes en cada una de las calles. Tiene un patio y todos los locales giran en torno a él. Sus tres plantas, abiertas hacia el patio central, dejan ver la armoniosa arquería de piedra ornamentada con rocallas y trenzas, típicos elementos de la arquitectura andina de fines del siglo XVIII. Complementando el trabajo en piedra de este señorial palacio, y decorando su fachada exterior, destaca una loggia o galería con diez arcos que hace esquina sobre la plaza. Actualmente es el Museo Nacional de Arte.

Palacio Díez de Medina, La Paz, Bolivia

Historia del Arte Colonial Sudamericano, Damián Bayón et. al, Ediciones Polígrafa, 1989, p. 277

Hospital de Santa Barbara, Sucre, BoliviaEl hospital fue fundado en 1554, por Bartolomé Hernández, quién lo consagró a esa santa, aunque se le conozca también bajo la advocación de San Juan de Dios, ya que los religiosos de esa orden se hicieron cargo de él en 1663. A pesar de las modificaciones que sufrió en 1887 en estilo neogótico, el edificio sigue conservando su antigua planta en tau y su magnifica portada. Sobre un muro almohadillado se destaca la portada de medio punto de buena proporción. La rodean dos pares de columnas exentas sobre alto pedestal que corresponden a pilastras sobre la pared, al modo clásico. El frontis va quebrado para dejar paso a una horcacina. Es considerada por algunos como la mejor obra y la más europea de Sucre.

Historia del Arte Colonial Sudamericano, Damián Bayón et. al, Ediciones Polígrafa, 1989, p. 276

Nació en 1586, ingresó a un taller de su ciudad natal. Es igualmente posible que se haya formado en Amberes. Luego de concluir su aprendizaje, ingresó a la Compañía de Jesús. Ya en 1620 se encontraba en Perú, donde firmó su primera obra conocida. Desde esta fecha hasta su muerte, en 1663, Diego de la Puente trabajó para Iglesias de su orden en las ciudades peruanas de Trujillo, Lima, Cuzco y Juli.

Encontramos sus obras igualmente en La Paz y Santiago de Chile. En Lima firmó El Martirio de San Ignacio de Antioquía en 1620 y pintó una Cena en 1656 para la Iglesia de los jesuitas, tema que pintó nuevamente en Santiago. La capilla de la Tercera Orden de La Paz, alberga varias pinturas que pertenecían a la Compañía de Jesús, entre las cuales están, San Miguel Arcángel, Cristo en la columna y el taller de Nazaret del jesuita de La Puente.

Diego de la Puente

Nace en Villafranca, España, en 1646. Araujo llegó a Lima a temprana edad con su padre, funcionario del Conde de Lemos, Virrey del Perú (1667-1672). Se cree que estudio con Tomás de Torrejón y Velasco, debido a las similitudes estilísticas de ambos artistas. Hacia 1670 fue nombrado maestro de capilla de la Catedral de Lima con un salario de $600 anuales. Fue sucedido en ese cargo por Torrejón y Velasco, el 1º de julio de 1676. Posteriormente viaja a Panamá y probablemente a Guatemala. De vuelta en Perú, es contratado como maestro de capilla de la Catedral de Cuzco, y en 1680 de la Catedral de Sucre, Bolivia, donde permanece hasta su muerte en 1712.

Se conocen de él 165 obras manuscritas que han llegado hasta nosotros, y en las cuales se destaca el tratamiento policoral, su textura contrapuntística, la vivacidad de sus ritmos y una fértil imaginación melódica.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores