Pintura


Retrato de Francisco Javier MatisNació en octubre de 1774 en Guaduas. El 15 de diciembre de 1783 conoció al Sabio Mutis, quien lo envió a Mariquita para que fuera incorporado a la Expedición Botánica. Entre 1783 y 1816 trabajó en la Expedición Botánica. Se especializó en el dibujo de las anatomías o detalles de las flores llegando a ser no sólo uno de los mejores pintores de la Expedición sino también un gran botánico. A él se le debe el descubrimiento del “Guaco”, eficaz antídoto contra el veneno de las culebras.

Entre 1794 y 1798 estuvo herborizando en Muzo, los montes de La Mesa, Fusagasugá, Tocaima, Cunday y Tena. En 1816 sirvió como soldado raso en la guerra de independencia. En 1819 radicó en Bogotá en donde ejerció gratuitamente la profesión de médico y dio clases de botánica y de pintura. Entre sus discípulos figuraron Manuel M. Quijano, Acosta, Francisco Bayón y Triana. Entre 1820 y 1821 fue profesor del sacerdote Juan María Céspedes a quien trasmitió muchos de los conocimientos de la Expedición. En 1825 fue comisionado, junto con don Juan María Céspedes, por el gobierno nacional para que se dirigiera al Valle de San Agustín, Huila, a investigar la antigua civilización de San Agustín. En 1850 el gobierno del General José Hilario López le concedió una pensión, para ayudarlo a salir de la miseria en la que había quedado por dedicarle todos sus esfuerzos a la ciencia. El 5 de noviembre de 1851 murió en Bogotá.

Los dibujos y pinturas identificados como de Matis, dentro de la gran obra de la Expedición Botánica, llegan a 216 láminas firmadas y 70 dibujos que también se sabe que son suyos. La mayoría de ellos son musgos y van en color.

psicotria Div_III1234 - Francisco Javier Matis

Lorenzo Uribe Uribe, S. J.: “Los Maestros Pintores”. Capítulo XXXI, Tomo I de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada. Ediciones Cultura Hispánica. Madrid, 1954.

Nace en 1776 en Quito, Ecuador. En 1791 llegó a Santafé de Bogotá y fue contratado como décimo pintor de la Expedición Botánica. Entre 1791 y 1817 trabajó con la Expedición Botánica en Santafé de Bogotá hasta el año en el que ella se disolvió. Realizó 83 láminas que integran la iconografía de la Expedición Botánica. La mayoría de ellas están en color y van firmadas. En 1818 fundó una escuela de pintura que contó con numerosos discípulos entre los que hay que mencionar a José Manuel Groot. Debió morir probablemente en Bogotá.

LAPLACEA SPECIOSA -Mariano de Hinojosa

Florentino Vezga: “La Expedición Botánica”. Biblioteca Aldeana de Colombia Nº 48. Editorial Minerva, S. A. Bogotá, 1936.
Lorenzo Uribe Uribe, S. J.: “Los Maestros Pintores”. Capítulo XXXI, Tomo I de la Flora de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada. Ediciones Cultura Hispánica. Madrid, 1954.

Cerca de 1556 fue nombrado por el virrey don Luis de Velasco como veedor de su gremio.

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 67.

Mencionado por el padre Florencia, aparece en 1676 junto a los más notables artistas de su época realizando el dictamen acerca de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 119.

Hijo del bachiller Bernardino Suárez, aparece en 1675 como aprendiz de José de Villegas.

Arte Colonial en México, Manuel Toussaint, UNAM, 1962, p. 119

Se ignora el lugar de su nacimiento. En 1682 pintó el óleo de la Predicación de San Francisco Javier, para la iglesia de San Laureano en Tunja. También ejecutó en la Catedral de Bogotá: El Juicio Universal, El Descendimiento (Capilla de la Soledad), La Sepultura del Señor (Capilla de la Soledad). Debió morir en Tunja en donde trabajó por algún tiempo.

Gabriel Giraldo Jaramillo: “La Pintura en Colombia”. Fondo de Cultura Económica. México, 1948. Juan Crisóstomo García: “La Arquitectura en Bogotá”. Guía de la Catedral. Iniciación de una Guía de Arte Colombiano, publicada por la Academia Nacional de Bellas Artes. Bogotá, 1934.

Se lo menciona en 1820 como pintor y dorador, vecino de Quito. Pintó las puertas del Altar Mayor del Sagrario.

ARTE COLONIAL QUITEÑO, RENOVADO ENFOQUE Y NUEVOS ACTORES, Carmen Fernández, et al. QUITO, 2007, p. 247

Vivió en Santa Fé de Bogotá. Estudió pintura en el taller de Nicolás Banderas. El 1 de febrero de 1750 se colocó en la iglesia de San Juan de Dios el primero de la serie de 26 cuadros que le fueron encomendados por Fray Juan Antonio Guzmán, sobre la vida de San Juan de Dios. De ellos sólo se conservan 6 actualmente. En 1754 pintó el retrato de la ceremonia de láurea de un seminarista. En 1759 pintó un segundo retrato de la ceremonia de láurea de un seminarista. En 1775 pintó los retratos de Jorge Miguel Lozano de Peralta y su señora doña María González Manrique, Marquesa de San Jorge. También hizo el retrato de doña Juana Nepomucena María Hilaria de Jesús Lozano de Peralta y Varaes. Hacia 1780 pintó la serie de Virreyes, que hoy posee el Museo Colonial de Bogotá. Hacia fines de siglo murió probablemente en Bogotá.

Marques

Marquesa de San Jorge

Gabriel Giraldo Jaramillo: “La Pintura en Colombia”. Fondo de Cultura Económica. Colección Tierra Firme. México, 1948.
Catálogo de la Exposición: “El Retrato en la Pintura Colombiana”. Exposición presentada por el Museo de Arte Colonial de Bogotá. 7-24 de junio de 1962.
Catálogo del Museo Nacional. Imprenta Patriótica del Instituto Caro y Cuervo. Bogotá, 1960.
Catálogo del Museo de Arte Colonial. 3a edición. Imprenta del Banco de la República. Bogotá, 1952.

Nació probablemente en Bogotá. En 1746 pintó el cuadro de La Divina Pastora, que hoy se encuentra en el Museo Colonial de Bogotá. Debió morir en Santafé de Bogotá.

Retrato de fray Pedro BedónNació en 1556 en Quito,  hijo del español Pedro Bedón y la criolla Juana Díaz de Pineda. En 1568 profesó en el convento de Santo Domingo. En el año de 1576 fue a Lima, Perú, para graduarse en la Universidad. Allí recibió clases de pintura, del maestro Mateo Pérez de Alesio. Regresó a Quito en 1585.

Hacia 1590 llegó al Nuevo Reino de Granada y se estableció en Santafé de Bogotá. Ayudó al Presidente don Antonio González a implantar el impuesto de tres alcábalas. En 1593 viajó a Tunja. En 1594 asistió a un cabildo abierto en Tunja en donde manifestó que obligaba en conciencia el pago de las contribuciones. Hacia 1596 fundó la Cofradía de Nuestra Señora del Rósario, e inició la construcción de la capilla del Rosario, cuyo retablo le fue encargado a José de Sandoval. Pintó el refectorio del convento de Tunja. En 1598 tomó parte en el Capítulo Provincial de Popayán.

Hacia 1599 regresó a Quito en donde continuó con su labor pictórica y apostólica. En 1600 pintó para la Recolecta dominicana, varios frescos con escenas de la vida del Beato Enrique Susón (hoy desaparecidos) y en la pared del descanso de la escalera principal del convento, una imagen de la Virgen del Rosario, que fue luego trasladada a una capilla de la iglesia de Santo Domingo. Esta se conoce con el nombre de la Virgen de la Escalera. En 1621 pintó en miniatura los libros del coro del convento de Santo Domingo. Muere en Quito en 1621.

Gabriel Giraldo Jaramillo: “La Pintura en Colombia”. Fondo de Cultura Económica, México, 1948.

Virgen de la Escalera - fray Pedro Bedón

Virgen de las Lajas - fray Pedro Bedón

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 51 seguidores